Portada » Café y Salud

Pocas son las bebidas tan apreciadas como una taza de café bien preparada. La mayoría de los que disfrutan de esta infusión, coinciden en que su deleite va más allá de considerarla como una simple bebida estimulante o que les satisface la sed, y aseguran que su exquisito aroma y sabor ofrecen una variada gama de sensaciones que reconfortan el estado físico y espiritual.

El café ha sido descrito como el “combustible intelectual del mundo contemporáneo”; Sin embargo, muchos han sido y continúan siendo los que, por desconocimiento en la mayoría de ocasiones, o desidia en otras, han señalado al café como el causante de trastornos más o menos significativos para la salud humana, No obstante, en los últimos 15-20 años se ha llegado a conclusiones científicas rigurosas que desacreditan estas acusaciones. Los resultados de estos trabajos han aparecido en revistas especializadas y todavía no se han difundido suficientemente entre la comunidad médica y menos aún entre los consumidores. Con la intención de paliar esa falta de información, la prestigiosa Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, de quien tomamos referencia, ha publicado una práctica guía, que reproducimos a continuación, con algunas preguntas y sus correspondientes respuestas sobre los efectos del café en el organismo.

Es el único componente del café que provoca efectos fisiológicos importantes. Está presente en el café, el té, el chocolate y en numerosas bebidas endulzadas que no contienen alcohol. El consumo de la cafeína es difícil de evaluar en razón de la multiplicidad de sus fuentes y contenidos variables según las bebidas de donde provenga. La cafeína posee un efecto vasoconstrictor a nivel cerebral, a la inversa de sus efectos vasodilatadores periféricos. Esta propiedad permite explicar la presencia de las cafeínas en un cierto número de especialidades antimigraña. La cafeína tiene también la propiedad de potencializar la acción analgésica de ciertos medicamentos

2: ¿Qué otras sustancias contiene el café?

Entre los minerales, el café es rico en potasio, uno de los elementos que favorece las contracciones musculares, incluyendo la cardiaca. Contiene también calcio, indispensable para los huesos y dientes; magnesio, que juega un papel importante en el equilibrio nervioso; cromo y manganeso, que actúan sobre el metabolismo de los carbohidratos y la actividad enzimática celular. Entre las vitaminas, encontramos la vitamina E (antioxidante) y la PP o niacina que actúa sobre la conformación de los tejidos, la piel y el sistema nervioso. En cuanto a los lípidos, el grano de café contiene un aceite formado por ácidos grasos libres y triglicéridos y azúcares como la sacarosa, fructosa y glucosa que no ejercen una función nutritiva.

3. ¿Una taza de café estimula la memoria?

La cafeína en dosis moderadas (2 ó 3 tazas al día) facilita la asimilación de la información, haciendo más fácil el proceso de memorización. Sin embargo, dado que cada nueva información necesita un cierto tiempo para ser incluida en la memoria, si se exagera en su consumo el estímulo es excesivo y las neuronas, sobreexcitadas, trabajan muy velozmente, siendo más difícil retener la información.

4. ¿Tomar un café ayuda a mejorar el estado de ánimo?

Verdadero. Un experimento realizado en Norteamérica ha revelado que una hora y media después de haber tomado dos cafés, el nivel de endorfina (la morfina natural producida en forma espontánea por el cuerpo humano y capaz de mejorar el estado de ánimo), se aumenta sensiblemente. Además, un estudio reciente realizado en Inglaterra durante 7 años y efectuado sobre 120.000 personas, ha revelado cómo entre los habituales consumidores de café es más baja la mortalidad por suicidio. La hipótesis, todavía por confirmarse, es que el café puede tener un efecto antidepresivo.

5. ¿La cafeína calma la fatiga?

Verdadero. Por un efecto paradoxal, la cafeína actúa con mayor fuerza en los momentos en los que el estado de vigilia comienza a decaer. Entre más cansado esté el individuo, una taza de café le ayuda más a sobreponerse de esta condición (en inglés se llama efecto lift, o sea ascensor). De aquí que una taza en la mañana o después del almuerzo, cuando parece la somnolencia, posea extraordinarios poderes estimulantes. Es por la misma razón que a una persona despierta y atenta no le afectará tomarse un café de noche.

6. ¿La cafeína produce adicción?

Aunque la cafeína se clasifica entre las sustancias psicoestimulantes, como pueden serlo la cocaína o las anfetaminas, el café no puede ser considerado en lo absoluto como un estupefaciente, no sólo porque sus efectos son definitivamente leves, sino porque no crea ningún tipo de dependencia; no tiene efectos que puedan influir sobre la salud o sobre el comportamiento del individuo, y no contribuye a que se aumente cada vez más la dosis. Sin embargo, es cierto que beber demasiado café puede producir efectos no deseables como agitación, insomnio, irritabilidad. Al exceder su consumo puede producir una verdadera intoxicación, cuyo efecto además de ser muy breve, puede producir calambres musculares, palpitaciones y disturbios gastrointestinales. En este caso debe reducirse gradualmente el consumo del café. Interrumpido repentinamente, sobre todo en quienes lo beben en grandes cantidades puede ocasionar algunos disturbios como mal humor, jaqueca, ansiedad y dificultad para concentrarse. Todos estos síntomas se manifiestan temporalmente –horas o días – y son superados con facilidad. Si quieren evitarse tales contratiempos bastan con tomar café descafeinado.

7. ¿El café combate la jaqueca?

Cierto. La cafeína posee un efecto vasoconstrictor a nivel cerebral y de ahí que pueda atenuar o eliminar la jaqueca. No por casualidad la llamada “cefalea del fin de semana”, afecta precisamente en estos días, cuando se tiende a disminuir en casa, el número de tazas de café. Además es importante señalar que algunos analgésicos contienen cafeína.

8. ¿El café es responsable del nerviosismo o la ansiedad?

Verdadero. El café consumido en exceso, superando una cantidad tolerable, puede causar agitación, ansiedad e irritabilidad. Sin embargo, estas reacciones aparecen precisamente porque se espera que el café las produzca, y no porque la cafeína tenga en realidad la facultad de alterar la serenidad.

El café sí produce insomnio, pero únicamente en algunos individuos particularmente sensibles al efecto estimulante de la cafeína. Uno de los pocos casos en que se prohíbe el consumo del café es en los pacientes que sufren de epilepsia. Más que aumentar el riesgo de ataque, la cafeína induce al insomnio, y los epilépticos nunca deben encontrarse en un estado de falta de sueño.

10. ¿Dónde actúa la cafeína?

La primera propiedad es la de estimular el sistema nervioso central. Los estudios se han preocupado en primer lugar por indagar las reacciones del comportamiento tales como duración y calidad del sueño, aumento de la ansiedad, disminución de la fatiga y del aburrimiento en trabajos repetitivos, mejoramiento de la capacidad de concentración. La cafeína actúa sobre la diuresis, inhibiendo la ADH (hormona antidiurética), como psicoestimulante en la corteza cerebral y aumentando la secreción de endorfina, la llamada hormona del buen humor. La cafeína actúa sobre casi todos los tejidos y órganos del cuerpo humano.

11. ¿El café afecta el metabolismo?

Tomar café acelera el metabolismo basal*, estimula la termogénesis, favorece la diuresis. La cafeína ejerce efectos más marcados sobre las personas que no están acostumbradas a consumirla. En cantidades relativamente elevadas el café aumenta el gasto de energía, en las horas que siguen a su ingestión, pero no modifican el gasto de energía toral en el curso del nictímero*. El gasto de energía total no aumenta sino cuando se consume varias veces al día.  Consumo energético del organismo en reposo.  24 horas

12. ¿Es el café un alimento?

El café es una bebida natural, pero NO es un alimento. La Organización Mundial de la Salud lo ha calificado como un “componente de la dieta no nutritivo”, exento de valor energético pero que desarrolla funciones útiles al organismo; una taza de café equivale a dos calorías, desprovista de azúcar y leche. En este caso dicho valor es de 20 calorías si se endulza con una cucharadita de azúcar o de 10 si se agrega una cucharada de leche.

13. ¿Una tacita de café mejora la concentración?

Si. Un famoso estudio sobre un grupo de mecanógrafas, mostró que tomar un café después de 8 horas de trabajo hacía que escribieran más rápido y con un menor número de errores, debido a que la cafeína influye positivamente en los momentos de cansancio mental y de fatiga generada por un trabajo monótono. Un café, en resumen, sí ayuda a recobrar la concentración.

Actividad

14. ¿Cuándo tomar café?

Por la mañana, la cafeína actúa con mayor eficacia cuando el estado de vigilia es débil. Esta es la razón por la cual un café, al levantarse por la mañana, ayuda a recuperar velozmente la lucidez y la eficiencia. Además hace que los riñones e intestino comiencen a trabajar a pleno ritmo. A media mañana, Una tacita de café aviva la actividad mental, agudizando la atención y la concentración. Atenúa además el apetito y permite llegar a la hora del almuerzo con una sensación de hambre controlada. Después del almuerzo la cafeína concentra su actividad sobre el aparato digestivo, facilitando la secreción de jugos gástricos. Su efecto despertador combate la típica somnolencia que se presenta después de almorzar.

En la tarde la bebida ayuda a ahuyentar el cansancio y permite recuperar la energía mental y la concentración. Es también el momento en que la cafeína ayuda a quien practica alguna actividad física, a dar tono y resistencia de los músculos. Por la noche, si no se es particularmente sensible a los efectos de la cafeína y si prevé ocuparse en alguna labor (trabajando, conduciendo un automóvil), un café después de la cena estimula la atención y activa la creatividad.

15: ¿Es recomendable la cafeína para quien practica deportes de destreza?

Para quien practica deportes de destreza, en los cuales se necesita tener la mano firme como en el caso de tiro al blanco, el golf, los bolos, el billar, es recomendable no exagerar en el consumo de la cafeína, ya que uno de los efectos que posee es el de aumentar las contracciones musculares.

16. ¿Cuánto café se puede tomar al día?

Una cantidad inofensiva, que es recomendada aun por los médicos más estrictos, es de 3 ó 4 tazas al día (240 a 320 mg. de cafeína). Aumentando la dosis se corre el riesgo de que la cafeína haga sentir notablemente sus efectos tales como agitación, insomnio, taquicardia, temblor, disturbios gastrointestinales. Pero para que sea realmente peligrosa, tendrían que consumirse enormes cantidades de café, de 80 a 100 tazas (10 gramos de cafeína) en el lapso de media hora, que podrían incluso ser letales. Sin embargo, hay quienes se ponen nerviosos con una sola taza de café, mientras hay otros que pueden beber una taza tras otra, debido a que existen diferentes tolerancias individuales. Hasta el momento no se sabe de qué dependen e intervienen muchos factores como la actitud psicológica, la constitución de cada persona o el estilo de vida. Parece que el estrés, el nerviosismo, la tensión y el temor afectan notablemente la sensibilidad.

17. ¿Pueden tomar café las personas ancianas?

A partir de los 65 años la sensibilidad a la cafeína aumenta. Dos tazas de café en demasía pueden ocasionar ansiedad, insomnio y agitación. Por esto se recomienda alternar el café normal con el descafeinado.

18. ¿El café es antídoto del alcohol?

Muchos estudios han evaluado la compleja interacción entre el consumo del alcohol y la cafeína.

Si la cafeína es consumida antes del alcohol, la absorción disminuye, de ahí que los efectos adversos producidos por una determinada cantidad de alcohol se pueden ver reducidos; esto ocurre debido a que la cafeína relaja los músculos intestinales, retardando el paso del etanol hacía el intestino delgado. Este efecto causará que la embriaguez aparezca más lentamente, dado que el máximo nivel de etanol en la sangre se ha reducido. Si la cafeína es consumida después del alcohol, puede producir la sensación “seguro de sí mismo” y esto llevarlo a asumir un comportamiento arriesgado o peligroso.

El café negro usado como antídoto para personas en estado de embriaguez no disminuye el nivel de alcohol en la sangre, las funciones motoras como el equilibrio, la coordinación o la capacidad de reacción.

19. ¿El café ayuda a los deportistas?

Verdadero. El efecto cafeína sobre la actividad cardiaca, y por ende sobre la circulación, hace que llegue a los músculos una cantidad mayor de sangre oxigenada, que puede contribuir a mejorar el desempeño deportivo. Sin embargo, se trata de efectos de breve duración que se desvanecen en el plazo de 5 a 10 minutos. Esto no quiere decir que bastaría con beber litros de café para transformase en atleta, ya que si una taza puede ayudar, más tazas pueden tener efectos cada vez menos significativos. Otra de las formas en la cual se piensa que la cafeína puede ayudar a los atletas es porque permite que el cuerpo queme grasa durante el ejercicio, antes que glicógeno (el cual es usualmente la fuente inmediata de energía). Se piensa que esto retrasa el tiempo en que los músculos se cansan. Otros beneficios que se han especulado son que la cafeína incrementa los niveles de ciertas hormonas en la sangre (conocidas como catecolaminas), y pueden incrementar la tensión de los músculos (contractibilidad). Sin embargo, si esto ocurre del todo en términos reales, es actualmente tema de discusión. Dada la posibilidad de que la cafeína pueda beneficiar la actividad deportiva, los cuerpos deportivos oficiales, como el Comité Olímpico Internacional, controlan la concentración de cantidades para así tratar de mejorar su desempeño. El límite máximo permitido es de 12 mg. de cafeína por mililitro de orina, límite que puede alcanzarse después de tomar de 5 a 8 tazas de café (o el equivalente en cafeína) antes de la competición. Los resultados totales sobre los efectos de la cafeína en el desempeño atlético no son concluyentes, pero ciertamente no hay evidencias de ningún daño, y una taza de café antes del ejercicio puede ser inclusive beneficiosa.

20. ¿El café atenúa el apetito?

Verdadero. El mérito esta vez no se debe a la cafeína, sino a las sustancias producidas en la torrefacción del café, las que ayudan a reducir la sensación de hambre. Un café, sobre todo si se toma a mitad de la mañana o en la tarde, permite llegar a la hora de la comida sin mucha fatiga.

21. ¿El café hace aumentar el colesterol?

Falso. El aumento de colesterol se debe a la alimentación, el consumo del tabaco, la vida sedentaria, la predisposición. Sólo al tomar café hervido y sin filtrar (como el que se prepara en los países nórdicos), por algunos tipos de lípidos, puede aumentar el colesterol. Si este mismo café se filtra no corre ningún riesgo. Preparado de otras formas, este problema no se presenta.

22. ¿De qué manera afecta la cafeína al aparato respiratorio?

El consumo del café parece proteger contra la enfermedad asmática. Se ha demostrado su eficacia en personas que han sufrido ataques de asma.

El aumento en el riesgo de padecer bronconeumonía obstructiva o cáncer de pulmón en las personas que consumen café, no ha sido demostrado.

23. ¿Está relacionado el café con las afecciones cardíacas?

El consumo del café en cantidad moderada no modifica ni las funciones cardiovasculares ni las presiones arteriales en las personas de buena salud. Sin embargo, existen susceptibilidades individuales, ya que hay ciertas personas más sensibles que otras. Para un individuo sano, en teoría, no existen límites en el consumo del café, salvo el del sentido común. La cafeína ocasiona un ligero y transitorio aumento de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial sistólica, efecto que, sin embrago, se extingue en un tiempo breve y no exige al corazón un esfuerzo excesivo. En cambio, cuando se trata de establecer cuanto café pueden tomar las personas con cardiopatías (Enfermedades del Corazón), debe considerarse la gravedad de cada caso. En el caso de una cardiopatía leve 2 ó 3 tazas al día no constituyen peligro alguno, de tal forma que hasta el entusiasmo por beber un café puede traducirse en un beneficio psicológico importante. Cuando las condiciones de salud son más delicadas, como cuando el corazón trabaja al límite máximo, someterlo al esfuerzo que demanda la cafeína, puede construir un riesgo. En este caso, podría tomarse un café después del almuerzo, pero nada más.

24. ¿El café hace aumentar la presión sanguínea?

Numerosas investigaciones llevadas a cabo tanto en personas sanas como en hipertensos han excluido la posibilidad de que el consumo del café pueda producir hipertensión. Más bien, se ha notado que su consumo regular ejerce un efecto contrario, disminuyendo ligeramente los valores. También con la administración aguda de cafeína se verifica un modesto aumento de la presión que se desvanece en el curso de uno o dos días. En consecuencia, un consumo moderado es permitido aun para las personas que sufren de leve hipertensión. Las contraindicaciones son referidas en los casos en los que la hipertensión es debida a origen renal.

25. ¿El café causa acidez estomacal?

Falso Factores de la dieta, tales como ingerir comidas condimentadas, pueden producir acidez en personas sensibles. El café produce una secreción gástrica ácida más significativa en personas intolerantes que en aquellas que no son, pero esto no lo constituye como uno de los principales causantes de la acidez estomacal. Esto se debe probablemente a un incremento en la secreción de ácidos gástricos, o una reducción de la presión en el esfínter esofágico inferior, la cual normalmente impide el reflujo del contenido ácido del estómago en el esófago.

26. ¿Es el café perjudicial para el estómago?

Es perjudicial sólo en algunos casos; en casos de úlcera péptica y gastritis el consumo del café debe limitarse, ya que la bebida aumenta la secreción ácida del estómago. Lo mismo sucede cuando una persona sufre de enteritis y colitis, debido a que el café tiene un ligero efecto laxante. No obstante, es un error pensar que el café es el responsable de estas enfermedades.

27. ¿El café protege el hígado?

Verdadero. La cafeína consumida en dosis moderadas, puede ayudar al hígado a trabajar mejor. Los estudios han demostrado que asiduos consumidores de alcohol que beben por lo menos 4 tazas de café al día corren una quinta parte de los riesgos, con respecto a fuertes consumidores de alcohol que no consumen café pero que fuman.

28. ¿El café mejora la digestión de los alimentos?

Verdadero. El café es un excelente digestivo; se ha demostrado que la cafeína ayuda al trabajo del estómago, ya que favorece la producción de jugos salivares y gástricos. Ejerce resultados positivos sobre la secreción biliar y sobre las funciones intestinales.

29. ¿Está relacionado el consumo del café con el desarrollo de úlceras?

NO se puede asegurar que el consumo del café sea el responsable de la aparición de úlcera estomacal o de colitis ulcerosa y no hay evidencia alguna que sustente el no consumo de bebidas cafeinadas en pacientes con úlceras.

30. ¿El café está relacionado con el desarrollo del cáncer de páncreas?

No. La gente que bebe café no es más vulnerable a sufrir esta enfermedad.

31. ¿El café está relacionado con el desarrollo del cáncer de vejiga?

Una potencial asociación está todavía por ser probada. Mientras unos documentos han sugerido una potencial asociación, otros no han encontrado ningún nexo.

32. ¿Existe el riesgo de que el café sea cancerígeno?

No existe tal riesgo. En los estudios realizados no han sido halladas pruebas que asocien el consumo del café con la aparición de tumores. Al contrario, la Organización Mundial de la Salud ha aceptado la tesis de la Comisión Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), según la cual la bebida (que en el aparato intestinal reduce los ácidos biliares responsables de producir el tumor) tendría la propiedad protectora contra el desarrollo del cáncer colorectal.

33: ¿El café está relacionado con el desarrollo del cáncer de colon?

No, no hay ninguna prueba que asocie el consumo de café con esté tipo de enfermedad.

34. ¿Las personas con problemas intestinales deben suspender el consumo de café?

A los individuos con síndrome de irritación intestinal o colitis se les recomienda reducir su consumo de cafeína o tomar café descafeinado.

35. ¿Qué efecto tiene el café en la fertilidad?

Ninguno. Las investigaciones alrededor de este asunto no han encontrado relación alguna entre el café y la fertilidad; lo que ocurre es que el hábito de consumir café suele asociarse con el consumo de alcohol y de tabaco, que sí presentan evidencias de disminución de fertilidad.

36. ¿Sobre la fecundidad masculina el café puede tener efectos positivos?

Verdadero. A raíz de los experimentos en los últimos años, se ha dicho que la cafeína estimula la movilidad de los espermatozoides, propiciando la fertilidad masculina.

37. ¿Pueden tomar café las mujeres en estado de embarazo?

Las mujeres en estado de embarazo metabolizan el café más lentamente (de 12 a 13 horas), sobre todo en los últimos meses, por lo que frecuentemente las futuras madres reducen espontáneamente el número de tazas diarias.

38. ¿El consumo de cafeína afecta el desarrollo fetal?

Los datos sobre hábitos de consumo del café, durante el embarazo, de mujeres con hijos que padecen malformaciones no han demostrado diferencias en comparación a las madres que han dado a luz hijos normales.

39. ¿El café aumenta el riesgo de aborto?

Falso. No existe ninguna relación entre el consumo del café y el riesgo de perder el embarazo o pérdida de fetos genéticamente normales o anormales.

40. ¿El café afecta el peso del neonato?

No. El consumo de cafeína no es un factor determinante en el peso del recién nacido o su diámetro cefálico.

41. ¿El Café propicia el parto prematuro?

Falso. El promedio de tiempo gestacional es el mismo para las más asiduas consumidoras de café que para las no consumidoras.

42. ¿Se puede tomar café durante la lactancia?

Durante el período de lactancia la cafeína puede pasar a la leche materna y en concentraciones excesivas podría producir insomnio e irritabilidad en los niños, sin embargo, tomar de 2 a 4 tazas diarias no representa ningún riesgo para la salud de lactantes.

43. ¿Pueden tomar café los niños?

Sí pueden tomar, pero en una cantidad limitada y preferiblemente por la mañana, para evitar la sobreexcitación y el insomnio. Además el hígado de los infantes no está aún en capacidad de digerir la cafeína en excesos.

44. ¿El café aumenta el deseo?

Verdadero. Aunque no forma parte de las sustancias consideradas como afrodisíacas, se sabe que la cafeína tiene efectos estimulantes sobre el buen humor y sobre la producción de la endorfina. De aquí que el café pueda ser clasificado dentro de los amigos del amor.